Importante: las notas nuevas se encuentran aquí, junto a una copia de todo este sitio.

Google
 
Web En este blog

martes, septiembre 26, 2006

Sobre el catalán

Bueno, escribiré un poco sobre el uso del catalán en Barcelona y un par de observaciones idiomáticas. Probablemente no le interese a nadie, pero estoy aburrido y me olvidé el cable de la cámara como para bajar las fotos y escribir sobre las fiestas de la Mercé, así que igual lo publico.


Uso y costumbres

El catalán, en principio, es la lengua co-oficial (junto con el castellano) de Cataluña. Cataluña, que ocupa la zona noreste de España, tiene cuatro provincias: Barcelona, Lleida (Lérida en castellano), Girona (Gerona) y Tarragona.




El catalán (dicen que) tiene cinco dialectos, de los cuales sé que existen el barcelonés, el de Lleida, el valenciano y el mallorquino. El mallorquino es tan cerrado que un barcelonés normalmente no lo entiende.

El uso del catalán sigue unas normas de buena educación (en Barcelona) que son bastante útiles para alguien que no lo habla (aunque no son muy útiles si uno quiere aprenderlo). En una conversación donde intervienen varias personas (por ejemplo, en una mesa de un bar), es suficiente que haya una persona que no habla catalán para que todos hablen en castellano. Todos los catalanes saben castellano. Por esta razón, apenas salen de sus casas, los catalanes suelen pasarse todo el día hablando en castellano, salvo en alguna conversación persona a persona con otro catalán. Es realmente muy difícil que alguien que está cerca mío hable en catalán, y si lo hace, en cuanto alguien empieza a hablar en castellano inmediatamente conmuta a este idioma. A veces se dan cuenta tarde y en el medio de una oración realizan el cambio.

Esta regla de buena educación también se aplica a otros idiomas. Si en un grupo todos hablan castellano e inglés, pero una persona sólo habla inglés (o no entiende mucho de castellano, o lo entiende pero no lo habla), todos comienzan a hablar en inglés. Suele pasar que la persona que no habla castellano se aleje, y en este caso, normalmente, por inercia, los que quedan siguen hablando en inglés. Normalmente se evita formar grupos en los que no haya un idioma en común, sea cual sea, porque traducir en simultáneo es demasiado engorroso (por ejemplo, si hay una persona que sólo habla castellano y otra que sólo habla inglés, una de ellas probablemente no será invitada a participar).

Existen, volviendo a los catalanes, dos minorías. La más numerosa de las dos está formada por catalanes que no hablan nunca catalán, simplemente prefieren hablar castellano. En este grupo hay personas que han vivido varios años en otras zonas de España, y personas que jamás se han ido de Cataluña, no me queda claro si esta preferencia es una decisión personal, una cuestión de costumbre (por ejemplo, si la persona está en pareja con alguien que no habla catalán), o una postura política.

La otra minoría está formada por las personas que expresan claramente su preferencia por hablar catalán, y yo estimo que no llega al 10% de los nacidos en la ciudad. Normalmente, se trata de personas mayores que han sufrido de alguna manera el régimen franquista y hacen del uso del catalán una cuestión de reivindicación política, o de personas recién llegadas desde los pueblos catalanes, pero también se incluye aquí la nueva generación de estudiantes universitarios, también con ciertas ideas políticas, y que nunca ha trabajado fuera de la universidad. Es que en la escuela primaria y secundaria actual sólo se dictan un par de horas semanales de castellano. En la universidad, el 60% de las clases son en catalán y el 40% restante en castellano. En posgrados, investigación universitaria, etc., hay una gran preferencia por el catalán. Esto hace que, aunque sepan hablar castellano, esta nueva generación se sienta mucho más cómoda con el catalán y a veces le falte un poco de vocabulario cuando se expresa en castellano.

De todas maneras, yo creo que el empleado catalán se pasa la mayor parte del día hablando en castellano. Y en algunos casos a las empresas no les importa que los clientes quieran hablar catalán. Por ejemplo, en la empresa en la que trabajo, donde se hace telemárketing en Cataluña y Valencia, la campaña más grande (de Citibank) no exige que los teleoperadores sepan catalán. La campaña más pequeña, perteneciente a Alpi, una empresa de Internet, sí pide empleados bilingües, pero por decisión de Alpi. El caso más extremo son los teleoperadores de la Generalitat (gobierno catalán), que tienen la obligación de atenderte en catalán pero inmediatamente pasan al castellano en cuanto respondes a su "Bon día" con un "Buenos días". Por cierto, llamando al 010 te dicen desde qué película dan en qué cine hasta qué autobús hay que tomar para ir a cierto lugar, es impresionante lo que saben estos muchachos.

Políticamente, se reivindica el catalán. En aquellas ocasiones donde necesitan indicar algo en catalán y castellano, también lo indican en inglés, creo que para evitar reconocer el peso y la influencia del castellano todo lo posible. Léxicamente, el castellano presiona al catalán, que toma muchas palabras y frases prestadas (incluso cuando tiene equivalencias propias, que se dejan de usar en el proceso).

El único lugar donde todo es en catalán es en los anuncios del metro. La voz grabada que indica la próxima parada sólo lo dice en dicho idioma. Los nombres de las calles también están en catalán. En todo lo demás se usa el bilingüismo o el trilingüismo. Los periódicos locales tienen una mezcla de artículos en catalán y en español, algo así como mitad y mitad. Lo más curioso es que no hay un criterio para esto, puede suceder que una nota sobre algo de Barcelona esté en castellano y otra nota sobre algo de Madrid esté en catalán.

Una costumbre lingüística a tener en cuenta es lo que llamaré la "secuencia de ofrecimiento". Cuando alguien ofrece algo, es costumbre rechazar la oferta por buena educación una cantidad determinada de veces y luego aceptarla, si interesa. La cantidad de veces que se hace el ofrecimiento es limitada, y según he estudiado, cambia según la cultura. En Argentina creo que el número de intercambios es tres, pero en España es claramente uno menos. Esto quiere decir que, cuando le ofrecen algo a un argentino, es posible que se quede con las ganas, a la espera de que el español insista una vez más (pero no lo hará). A la inversa, cuando un argentino ofrece algo, puede sonar un poco pesado para el español (ya que insiste una vez más de las normales, es como si intentara forzarlo a aceptar). Creo que es algo que se debe tener presente, aunque es algo tan inconsciente que es difícil de cambiar. En realidad es necesario un cambio de actitud: aquí, cuando se quiere algo, se lo pide o se lo aclara sin más (los catalanes son en general muy frontales, dicen cosas que en Argentina creo que no se dirían tan abiertamente, simplemente se sugerirían).


Sobrevolando el catalán

Aquí escribiré lo poco (prácticamente nada) que sé del catalán. Posiblemente haya cosas incorrectas que corregiré en cuanto me entere.

Entre los diferentes dialectos no distingo ninguna diferencia salvo la siguiente: el barcelonés cambia las vocales 'e' y 'o' átonas (o sea, sin acentuar) en una especie de 'a' (aunque está a mitad de camino entre una 'e' y una 'a') y en una especie de 'u' (aunque está entre una 'o' y una 'u'). Por ejemplo, "Terrasa" (con acento prosódico en la primer 'a') se dice algo así como "Tarrasa", y "Congrés", "Cungrés". A mi entender, salvo que uno tenga mucho oído (y quien hable pronuncie correctamente), esto hace al barcelonés bastante difícil: si oímos "Barsaluneta", podríamos escribir "Bercelonete" (la correcta es "Barceloneta"). Los otros dialectos no hacen esto, la 'e' y la 'o' son siempre como en castellano. Por cierto, esto hace que "Barcelona" se diga "Barsalona", y "Espanya", "Aspaña".

De todas maneras, muchos de quienes hablan catalán provienen de otras regiones de España y no utilizan ningún fonema que no conocieran previamente. Esto resulta en un idioma que suena a español trabado, con consonantes que sobran ("Jo sóc Fernando" es difícil que suene bien, por la 'c' y la 'f' que se juntan).

Además de esto, las reglas ortográficas del catalán son muy difíciles, en particular las de la 'x', que según la posición puede tener tres o cuatro sonidos diferentes. Además, algunas letras finales, en ciertas circunstancias, no se pronuncian. Y a veces se utilizan acentos de apoyo para indicar únicamente que el sonido de esa vocal no debe ser modificado. Por todo esto, los errores ortográficos de los catalanes son muy, pero muy comunes. Creo que Pompeu Fabra, quien normalizó las reglas ortográficas del catalán, hizo su trabajo a medias, ya que podría haber enlazado escritura y pronunciación de una manera más estrecha y sin tantas excepciones para memorizar.

Una excepción son los apellidos, que se pronuncian según las reglas antiguas del catalán. Por ejemplo, el apellido Puig se pronuncia algo así como "push", aunque la palabra "vaig" se pronuncie "vaish" y no "vash", como uno podría prever. Dos casos muy prudentes son "Colón" (que no es "culón"), y "Collblanc" (que no es "cul blanc").

Para aquellos informáticos que se preguntaban quién coño había decidido colocar en una posición privilegiada (SHIFT + 3) un símbolo en apariencia tan inútil como '·', les diré: los catalanes. Aquí se utiliza un poco, sólo en 'l·l', significando una ele larga: "instal·lació". También es responsabilidad de los catalanes (y tal vez de los gallegos) la cedilla ('ç´). Y el acento grave: 'è'. Otra cosa rara es la 'i' con diéresis: 'ï', que no tengo idea de cómo se pronuncia. Por cierto, la 'ñ' sobra aquí, ya que escriben 'ny': "Espanya", "Catalunya".

El catalán, sabiendo las preposiciones y con un poco de italiano o francés, es fácil de leer. Aquí traduzco las palabras más importantes, o que son imposibles de deducir:

- amb: con
- anar: ir
- ara: ahora
- avui: hoy
- dinar: cenar
- encara ("ancara"): aún, todavía
- fins: hasta
- llar: hogar
- lloc: lugar
- lloguer: alquiler
- merci: gracias
- propera ("prupéra"): próxima
- res: nada
- rodalies ("rudalías"): cercanías
- (la) seva, (el) seu, (las) sevas, (els) seves + sustantivo: su/sus + sustantivo: "la seva casa". Hay variantes en género y número: "els seves millions" (sus millones, o sea, los millones de él o ellos)
- semblar: parecer
- sortir: salir
- tallat: cortado
- tancar: cerrar
- vaig, vas, va... + verbo: en vez del futuro, como uno supondría ("va a ir"), expresa pasado ("ha ido")
- vegades ("vagadas"): veces
- xarxa ("shársha"): red

El catalán tiene más sonidos que el castellano. Además de las vocales antedichas, tiene otras que no mi oído aún no puede diferenciar, como dos 'o', una abierta y una cerrada.

Tiene también dos eses, una como en la pronunciación española (es como una ese argentina, pero con un ligero matiz de 'sh', creo que se llama 's' sonora), y la otra como la argentina (sin ese matiz de 'sh'). La variante argentina no se utiliza en el resto de España, y es una buena manera de reconocer a un argentino (si decir "sho", las vocales acentuadas largas, la entonación italiana, la 'ch', la 'z', la 'e' o la 'd' no lo delatan antes). Un ejemplo: la traducción catalana de la palabra "feliz" es "feliç", y se pronuncia diferente que si estuviera escrita "feliz" o "felís".

El catalán tiene también una 'ch' suave, a mitad de camino entre la 'ch' argentina y el 'sh' de show, y un sonido extraño para las palabras terminadas en 'll' ("Maragall", "Sabadell"), que uno puede imitar diciendo 'il' muy rápidamente.


Sobrevolando la fonética española

Como he dicho, hay muchas formas de pronunciar el castellano en España. Aquí diré lo que he visto, desde la perspectiva de un argentino. Las cosas que son iguales o muy parecidas no las mencionaré.

La 's' española se pronuncia con la lengua un poco más atrás, como la 'sh' de show, pero sin utilizar los labios, y muy breve. La 'z' (y la 'c' en las sílabas 'ce', 'ci') tienen un sonido propio, diferente al de la 's'. En alguna zona de Andalucía, todo es 'z', y ese seseo les resulta muy gracioso a los de aquí.

La 'll' cambia entre zonas, la madrileña es más cercana a la argentina pero tampoco utiliza los labios, es más bien como 'li' intentando pronunciar la 'l' y la 'i' a la vez.

La 'ch' es más suave. En Andalucía, la 't' parece una mezcla de 't' con 'ch'. La 'd' en posición intermedia es más breve, y en algunas zonas ni se pronuncia ("colgao").

La 'j' no es tan gutural, sino que es más similar al sonido inicial de la palabra inglesa happy. Lo mismo con la 'g'.

Las vocales son también diferentes. Se pronuncian (como todo aquí) con la parte delantera de la boca, y por eso suenan un poco más graves (especialmente la 'e'). La vocal tónica se hace solamente acentuando el sonido (en Argentina, además de hacer esto, se estiran las vocales). Cuando un español quiere imitar la fonética argentina, cambia las 's', las 'e', y prolonga exageradamente las vocales, así que supongo que eso es lo que más les llama la atención.

La entonación general de una oración también es diferente, pero no intentaré explicar cómo.

Finalmente, quiero aclarar que la imitación del acento español que se hace en Argentina no es aplicable en Cataluña. Es más, creo que en películas como Torrente lo que se hace es exagerar el acento andaluz, para hacer reír también al público español.

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Lamento decir que el conocimiento que puedas tener de los usos lingüísticos en la ciudad de Barcelona son muy poco documentados. No creo que lleves el tiempo suficiente aquí para arriesgarte a sacar esas conclusiones sobre porcentajes de catalanoparlantes, etc. Además, Barcelona no es la única ciudad de Catalunya, así que no puedes extrapolar tus impresiones. Desde luego, cualquier persona que lea tu blogg se llevará la impresión de que los catalanes hablamos catalán "en círculos íntimos" y que su uso no es del todo normalizado. Que sepas que es la lengua de la escuela , de la Administración Pública, etc. Que a ti te hablen en español, es lógico, como tú dices, es de buena educación, porque no llevas aquí el tiempo suficiente para poder hablarlo. Otra cosa sería que llevaras aquí años. Tampoco no sé con qué gente te relacionas, si son inmigrantes españoles, etc. Te recomiendo que te des una vuelta por ciudades como Girona, Vic, etc, a menos de dos horas de Barcelona y te aseguro que tu percepción de la realidad lingüística del país cambiará radicalemte.

Fernando dijo...

Hola,

Quiero aclarar que al principio de la nota avisé que hablaba sobre el uso del catalán en Barcelona, no en el resto de Cataluña. No sé si aclaré que estaba poco documentado, de hecho esto lo escribí para familia y amigos y espero que se sobreentienda que es sólo una percepción personal.

Luego he tenido la suerte de viajar a otros lugares donde ciertamente prima el catalán, como Girona, Vic, y pueblos del interior de Cataluña. Además, como ya comprendo casi todo lo que se me dice en catalán, algunos han empezado a hablarme en ese idioma, lo cual agradezco.

Sobre la normalización del catalán podría opinar bastante, aunque esperaré a conocer más el idioma. Por lo pronto, su ortografía me parece innecesariamente compleja, he visto a muchos catalanes teniendo problemas al escribir.

Saludos,

Fernando

Anónimo dijo...

Sóc jove i nascut a Barcelona. He parlat i així ho segueixo fent en català amb tothom, argentins inclosos perquè penso en aquesta llengua i crec que al nouvingut se l'ha d'integrar en aquesta llengua. No tinc res en contra del castellà però simplement no el parlo perquè no em puc comunicar amb els altres tan plenament com en català. ... i fer això a Barcelona ciutat és molt difícil, ja ho saps.
Ah, el dialecte del català que es parla a la ciutat és el català central, un català central majoritàriament "destrossat" fonèticament per influència del castellà.
Salutacions

Fernando dijo...

Traduzco para amigos, familia, y quien no entienda catalán:
"Soy joven y nací en Barcelona. He hablado y sigo hablando en catalán con todos, incluidos argentinos, porque pienso en esta lengua y creo que al recién llegado se lo ha de integrar en esta lengua.
No tengo nada en contra del castellano pero simplemente no lo hablo porque no me puedo comunicar con los demás tan plenamente como en catalán... y hacer eso en Barcelona ciudad es muy difícil, ya lo sé.
Ah, el dialecto del catalán que se habla en la ciudad es el catalán
central, un catalán central mayoritariamente "destrozado" fonéticamente por influencia del castellano.
Saludos"

Me parece perfecto que hables únicamente catalán, aunque aprender castellano (e inglés, y francés) probablemente te sea de utilidad algún día, incluso en Barcelona ciudad.
Lo único con lo que no estoy completamente de acuerdo es con lo del "destrozo", sé que el catalán barcelonés se aparta del catalán de Pompeu Fabra de 1932, pero este a su vez es muy diferente al catalán de Tirant lo Blanc, por poner un ejemplo. Las lenguas evolucionan, si no fuera así todos estaríamos hablando latín, y esa evolución puede ser retrasada pero no detenida (la R.A.E. lo ha intentado con el castellano, y así le va). Opino que probablemente el catalán de Barcelona se siga simplificando fonéticamente y siga adquiriendo términos castellanos y franceses (el castellano de aquí también coge palabras catalanas). No sé si es deseable o no, pero sí creo que es inevitable, ninguna lengua se ha salvado de esto, porque siempre termina evadiendo el control humano (principio de mutabilidad de Saussure).

Salutacions !!!

Anónimo dijo...

Soy una chica catalana de 22 años y estoy casi de acuerdo con todo lo escrito.

Me parece genial que un castellano pueda tener una opinión tan "limpia" del catalán, puesto que ultimamente parece estar todo el mundo en contra y malinformando al resto de España --> vease reportaje TeleMadrid.
( y si, catalunya forma parte de España por mucho que pese a algunos)
Soy catalana y me siento catalana,
y x mucho tiempo

felicitaciones x tu blog y t auguro una buena convivencia x aki

Fernando dijo...

Hola chica catalana,

Muchas gracias por tu comentario. Yo también cambiaría algunos detalles, pero esta era mi opinión en el momento en que la escribí y sigo pensando más o menos lo mismo, aunque con más información.

Sólo puedo decir: visca Catalunya! (lo de "lliure" lo dejo a gusto de cada uno).

Saludos !!!

Anónimo dijo...

"dinar" no es cenar, sino "comer"

Fernando dijo...

Tienes razón... al principio la relacionaba con "dinner" (cena, en inglés). Pero, como tú dices, "dinar" es "comer" ("almorzar", en argentino) y "sopar" es cenar.

Saludos!!!

Claus dijo...

Me parece barbaro lo que hiciste, estoy en argentina y voy a ir a estudiar mi doctorado a barcelona....obvio que tengo que aprender un poco de catalán...y me re sirvió lo que escribiste...jaja un abrazo

Anónimo dijo...

Hola,

Es muy interesante tu blog. Soy Mexicana viviendo en Holanda, y por razones de estudio ire medio año a Barcelona. Tengo dos niños pequeños (6 y 9) que deberan ingresar a la primaria. Hablan Holandes y solo un poco de castellano. Me pregunto como es la educacion primaria en Barcelona. Las clases son principalmente en Catalan? Existen tambien escuelas primarias en que la mayoria de las clases sean en castellano? Me preocupa un poco que se confundan con dos nuevos idiomas a la vez.
Como vez?

Fernando dijo...

Hola mexicana,

No sé de primera mano en qué idioma son las clases de primaria, pero estoy casi seguro de que en los pueblos son casi completamente en catalán, y en Barcelona creo que varía según la escuela. Creo que aún sobreviven escuelas mayoritariamente en castellano, aunque dicen que en la mayoría de ellas lo que predomina abrumadoramente es el catalán. Lamento no poder ser de más ayuda, tal vez algún lector lo sepa mejor...

Saludos!

Jordi dijo...

Para que las clases sean en catalan, lógicamente los profesores han de saber hablarlo...debido ha que hay muchos maestros de habla castellana muchas de las clases son en castellano aunque esto puede variar. De todas formas cada vez más se "obliga" ha hablar el catalán. Lo mejor es aprender catalan o bien directamente en las clases o bien haciendo un curso de catalán en barcelona.

Fernando dijo...

Hay también cursos gratuitos de catalán en cada barrio, no es necesario pagar para aprenderlo.

Saludos!

Laura dijo...

No se cuando escribiste esto, seguramente hace mucho, pero yo me acabo de enterar de que hay este bloc, así que dejo hoy mi comentario:
Soy catalana, y hay tres cosas del vocabulario que no están bien: la de "dinar", que es comida, no cena (como ya dijo otra persona), "merci" que aunque mucha gente lo diga en realidad la palabra es francesa y en catalan se dice "gracias" pero suena así: "grasias" y la ultima: (els) seus, no (els) seves
Espero que hayas entendido mi comentario, no sabia como ponerlo

Fins aviat; m'ha agradat molt aquest bloc (hi ha coses que jo no sabia, perque quan m'en vaig de vacances m'en vaig fora de barcelona)
Salutacions, Laura

"Hasta pronto; me ha gustado mucho este bloc (hay cosas que yo no sabia, porque cuando me voy de vacaciones me voy fuera de barcelona)
Saludos, Laura"

Anónimo dijo...

gracias por el post un saludo

Anónimo dijo...

no tienes ni idea la verdad. buen intento, sigue probando con otro tema en el que puedas escribir un blog y pretender que sabes mucho de algo.

Anónimo dijo...

"Creo que Pompeu Fabra, quien normalizó las reglas ortográficas del catalán, hizo su trabajo a medias, ya que podría haber enlazado escritura y pronunciación de una manera más estrecha y sin tantas excepciones para memorizar."

Mare meva, quin nivell.

La proxima vez que vaya a Buenos Aires abriré un blog diciendo que el tarado de Borges ya podria ser menos analfabeto y escribir las cosas claras, no?

Després us queixeu de que us tracten malament a Catalunya o que hi ha gent que no vol parlar castellà. Només faltaria que ens haguèssim de rebaixar a parlar la llengua dels ases.

Fernando dijo...

Pues creo que no has leído a Borges nunca, su castellano es muy claro, no estamos hablando de Quevedo...

En cuanto a lo de Pompeu Fabra, no veo ningún argumento de tu parte en contra, salvo decir que está bien tratar mal a quien haga una crítica que no nos gusta. Y decir que el castellano es la lengua de los burros es una falta de respeto como mínimo.

El castellano tenía hace muchos siglos los problemas que presentaba el catalán a la hora de escribirlo. Si la equis se pronunciaba como equis o como jota, la acentuación, etc. Andrés Bello hizo un excelente trabajo normalizándolo (aunque mantuvo algunas inconsistencias, como que la c y la g representen dos fonemas, etc.). Pompeu Fabra intentó hacer lo mismo con el catalán, pero para ser más inclusivo terminó con un sistema más inconsistente aún, como la x representando tres fonemas, la e y o representando dos, la cedilla y la ese compitiendo por uno, introduciendo signos de puntuación adicionales (como en la ele geminada), etc.

En el castellano hay quienes defienden conectar completamente escritura y fonética, por decir un par, Sarmiento y García Márquez. En el catalán parece que no, que los diez mandamientos de Pompeu Fabra son fruto de un iluminado con inspiración divina cuyo trabajo no se puede criticar.

Qué piel más fina tienen algunos.

Saludos

Anónimo dijo...

Podria haber dicho Borges como cualquier otro que te guste, ese no es el problema.

El problema es acusar de inconsistencia un trabajo de base cientifica recogido tanto en el Ensayo de gramàtica de catalàn moderno como en Cuestiones de ortografia catalana.

Otra cosa que parece distanciarte de la realidad es que la educacion que algunos hemos recibido en catalàn desde la maternal nos permite escribir y expresarnos de forma comùn en tus miticas inconsistencias.

Mas deberia llamarte la atencion vuestra incapacidad castellanorparlante de pronunciar algunos fonemas, como en el caso del nombre Cesc o jutge. A pesar de que està demostrado que el aparato fonador es igual en todas las partes del mundo y presenta la misma facilidad de uso para ti que para mi.

No és una qûestio de tenir la pell més fina que altres, és el fet que sempre trobeu quelcom per donar pel sac. Se us escapa per molt que ho tingueu amagat. Campeon.

PS: Tengo un teclado francés que no me permite algunos acentos. Por sia.

Fernando dijo...

A ver... que haya (según tus palabras) una base científica no implica la perfección, la teoría geocéntrica ptolemaica tenía base científica, la medicina medieval también, etc., etc. Mi comentario apunta a que hubiera sido deseable una mayor conexión fonética con la escritura, estando al alcance. Lenguas hermanadas como el alemán y el inglés, por ejemplo, han seguido distintos caminos, puedes saber cómo se pronuncia cualquier palabra alemana en una tarde, mientras que en inglés hay incluso divisiones sobre cómo leer Maugham y otras palabras que exceden las diferencias de acentos.

Por supuesto que cualquiera puede aprender a leer catalán, así como la gente aprende a leer inglés. Sólo que por lo poco que faltaba, hubiera estado bien que hubiera conexión fonética. Más aún contando con la experiencia previa de otros lingüistas como Andrés Bello. Insisto en que Pompeu Fabra lo podría haber hecho mejor. Y todos aprenderían a escribir y leer catalán con menos esfuerzo. He conocido catalanoparlantes que no saben escribir Espanya o Terrassa, habiéndose educado en catalán.

Cuando aprendes otro idioma siempre hay fonemas difíciles de pronunciar, como la r checa con circunflejo, o la o catalana. Los catalanes también sufren con la ele castellana, con palabras inglesas como show o kiwi, y seguro que con otros idiomas. Salvo, claro, que sea una tara propia de los castellanoparlantes y los catalanes tengan el don innato de pronunciar correctamente cualquier otro idioma.

Nadie te ha obligado a leerme, de hecho cuando lo escribí llevaba poco tiempo aquí así que puedo haber cambiado de idea en algunas cosas. No en lo de Pompeu Fabra, sobre todo porque he estudiado lingüística y unos cuantos idiomas.

Finalmente, no sé qué tengo escondido, pero ponle la correa a tu nacionalismo xenófobo .