Importante: las notas nuevas se encuentran aquí, junto a una copia de todo este sitio.

Google
 
Web En este blog

jueves, septiembre 07, 2006

Sobre los estereotipos

Comenzaré esta nota diciendo que opino que los estereotipos sobre los europeos que circulan en Argentina son en su mayoría falsos.

Por razones de espacio, tendré que generalizar y crear estereotipos yo también, pero lo hago con la esperanza de que mis generalizaciones sean más adecuadas que las que se hacen en Argentina. Todo lo que diga debería ser matizado, y espero que nadie sustituya con esto un prejuicio por otro. Esto lo escribo para aquellos que algún día vendrán, para que el "choque" de culturas no sea tan fuerte. En realidad, todo se resume en un consejo: no confíes en los estereotipos que la TV argentina hace de los europeos, la mayoría son de sociedades que han cambiado hace décadas y ya no existen más. Aviso que al que no le interese este tipo de cosas puede prescindir completamente de esta nota, ya que es íntegramente sobre este tema.

Empezaré con el estereotipo del gallego (queriendo decir "español") bruto. El argentino que piense que puede venir aquí, y triunfar por ser automáticamente más inteligente que los locales, está muy mal parado. Comparar inteligencias me parece complejo, así que me atendré a comparar niveles culturales y el llamado "sentido común" (considerado como una serie de valores y principios ampliamente compartidos). También se debe tener en cuenta que mi contacto con gente de algunas zonas de España ha sido escaso (Valencia) o nulo (Extremadura, Galicia).

Es posible que el español sea menos culto que el francés, por poner un ejemplo, pero ciertamente es mucho más culto que un argentino. Tiene mucho más conocimientos de historia, geografía, política y literatura mundiales, al menos. Sólo me he encontrado con un par de personas de nivel cultural bajo, pertenecientes a zonas rurales de Valencia y a una misma familia, pero comparativamente estaban mucho más informados que el habitante de un pueblo rural de la Puna, por buscar un equivalente. En el metro casi todos viajan leyendo un libro o el periódico, la gente se presta con mucha frecuencia libros o CDs, y especialmente en el caso de los catalanes, día a día se tiene la oportunidad de conversar con personas de otros países, culturas e idiomas. Tal vez en otra época haya sido diferente, pero en la actualidad un español es mucho más culto que un argentino.

La actitud frente al cine o la televisión es diferente a la argentina. Hay muchos programas de preguntas y respuestas, pero de todas maneras la gente sólo mira programas específicos, no es común ver a una persona aburrida haciendo zapping frente al televisor (aquí hay realmente todo un mundo "allá afuera"). La gente no ve demasiadas películas, y en este tema sí es posible saber más que el español promedio, si es que saber nombres de actores y actrices norteamericanas sirve de algo.

Tal vez la mayor carencia entre los españoles sea el dominio del inglés. Hasta muy recientemente, no se enseñaba en las escuelas, y aquí no hubo una moda de "si querés conseguir trabajo, tenés que saber inglés y computación" (trabajo hay para todos, sin necesidad de saber ninguna de estas dos cosas). Así que la mayoría de los españoles no habla inglés, o habla un inglés muy pobre. La excepción son aquellos catalanes que han vivido cierto tiempo en el extranjero, y dominan así un tercer idioma (además del español y el catalán). En Barcelona tiene mucho peso el Erasmus, que es un programa de intercambio de estudiantes entre universidades (durante un año), y así como hay muchos italianos, alemanes, austríacos, franceses, etc., haciendo Erasmus aquí, tiene que haber necesariamente una cantidad equivalente de catalanes viviendo un año en otros países europeos.

Con respecto a la ideología, puedes saber mucho de los españoles en cuanto sabes de dónde vienen. Así puedes saber que un valenciano seguramente es del PP (Partido Popular, de derechas: Aznar), muy católico pero no practicante, estará en contra del matrimonio gay y de la difusión de los idiomas gallego, vasco y catalán, tendrá una versión particular de lo sucedido Atocha y la conducta posterior de Aznar, apreciará a los madrileños, tendrá resentimiento hacia los catalanes y no apreciará a los habitantes de regiones que no sean del PP o utilicen otro idioma que no sea el castellano. El peso del estereotipo del pepero (seguidor del PP) es tan fuerte que incluso un homosexual que cotidianamente habla un dialecto catalán (el valenciano) me ha hablado en contra del matrimonio gay y del uso del catalán.

Como nota al margen, quiero aclarar que creo que el ataque del matrimonio gay surge de la oposición del PP y la Iglesia, y en el lado contrario su defensa no es meramente por un papel, o por buscar una igualdad legal, sino que hay un motivo económico muy importante. Una persona con su sueldo difícilmente pueda comprar un piso (departamento) hipotecado a 30 años. Dos personas pueden hacerlo en conjunto, pero necesitan estar casadas. Además, los matrimonios reciben ciertos beneficios que las parejas de hecho no. El argumento del PP no es que no se deba permitir el matrimonio gay (eso sonaría muy intolerante), sino que "se debe preparar antes a la sociedad para que lo pueda aceptar como algo natural".

Son regiones del PP: Valencia, Madrid y Cantabria. Según la versión catalana, el PP durante el gobierno de Aznar ha centralizado todo en Madrid y Valencia, y se ha opuesto a la autonomía de las regiones (esto último está claro). Al parecer, si bien Madrid era de antes una ciudad muy desarrollada, Valencia no, y esto ha creado al "nuevo rico valenciano", un tipo de persona no muy apreciado.

Cataluña está más inclinada hacia la izquierda, ya que busca mayor autonomía y se opone al centralismo. Tiene partidos políticos propios, que normalmente apoyan luego al PSOE (actualmente en el gobierno, con Zapatero). La excepción fue en la primera elección de Aznar, donde la corrupción del gobierno de Felipe González (PSOE) era tal que prefirieron apoyar al PP (que luego los "traicionaría").

En España la oposición política actual es feroz. Cualquier cosa que haga o diga el PSOE es rechazada de pleno por el PP, incluso si no es coherente. Un ejemplo: Zapatero ha enviado tropas en misión de paz al Líbano. El PP se ha opuesto y ha dicho que eso ponía a España en el peor escenario bélico actual. El PSOE no ha replicado, aunque un catalán ha escrito que el peor escenario bélico actual es Irak, y de eso España se ha salido, y que además esta es una misión de paz, no de guerra. Por otra parte, el PP ha apoyado a Israel (luego de que Zapatero, de manera cuestionable, se mostrara con una prenda de vestir islámica o libanesa, no recuerdo), aunque luego de un día en que hubo una matanza feroz ha tenido que cambiar su postura (temporalmente).

Otro estereotipo es el de las españolas feas. Esto también es mentira; tal vez otras europeas sean a primera vista más impactantes (por ser rubias de ojos claros), pero hay muchas españolas hermosas. Y al que piense que las argentinas son las mujeres más hermosas del mundo, lo invito a sentarse un día en un café de la Rambla y decidir a qué país europeo le pertenece ese "título" (que la mujer argentina sea la más hermosa, además de ser una idea machista, ya que trata a la mujer como un objeto tasable, me parece un motivo de orgullo bastante mediocre... ¿no hay motivos de orgullo mejores?).

El humor español es muy diferente también. Los doblesentidos no tienen casi nunca gracia, y recomiendo en particular evitar los doblesentidos sexuales (mejor aún, evitar cualquier tipo de humor sobre sexo).

Torrente no es un ejemplo del español común. Aquí no se utilizan insultos casi nunca, sólo algunas palabras "no formales" pero que no son consideradas insultos: "joder!", "hostias". Incluso el famoso "¡coño!" les resulta chocante a muchas personas.

Con respecto al principio de tolerancia/indiferencia que existe en Europa, creo que todo europeo está convencido de que "en todas partes hay gente de todo tipo". Así que, pese a pertenecer a un país con mala imagen (justificada, hay argentinos realmente desagradables, sobre todo cuando hacen turismo), siempre te dan una oportunidad de que muestres qué tipo de persona eres. Tampoco gustarían las generalizaciones como las que estoy haciendo en esta nota. En mi defensa diré que para casi cada persona hay una excepción a esta idea de que "en todas partes hay gente de todo tipo", un grupo que es generalizable de manera negativa. En Cataluña, las excepciones son, para algunos, los moros (siempre sucios, o en negocios turbios), los ecuatorianos, los colombianos y los africanos. Pepe podrá generalizar sobre los moros, Luis sobre los ecuatorianos...

Otra idea común en Europa es de que cualquiera es libre de hacer lo que quiera si no molesta a los demás. Esto va directamente en contra del "qué dirán" marplatense. Este es el argumento preferido para defender el topless, la diversidad de peinados y formas de vestir, y la explicación de por qué le molesta a la gente ser observada (particularmente en el metro). Esta división llega a la que hay entre el derecho propio y el de los demás, y es considerada el fundamento de los principios de convivencia. Si bien uno podría pensar que el principio de la convivencia es una relación amistosa con los demás inquilinos, parece que muchos españoles piensan que dicho principio es respetar los derechos ajenos (como consecuencia, se demarca muy claramente entre el "territorio" común a todos y la habitación propia).

Sigo con los estereotipos. El del catalán también es erróneo, a mi entender. En España está muy distorsionado, debido a una campaña real del PP contra la imagen de Cataluña. Como muchos españoles nunca han visitado la región, al parecer muchos toman por cierto lo que se ha dicho. Pero me interesa más hablar sobre la imagen que se tiene en Argentina. En mi opinión, el catalán no es tacaño. A veces, en una cena, se divide con precisión el gasto entre todos los comensales, pero esta costumbre está cayendo en desuso, y ahora es más común que una persona pague lo de todos (y que no pague la siguiente vez). Ciertamente, se dejan sólo 10 centavos de propina, pero aquí el sueldo de un camarero suele ser más alto que el del cliente. Y los comercios te dan hasta el último centavo del vuelto, y si no los da se los reclama, pero esto es porque los comerciantes pueden hacerte cambiar un billete grande si algo sale 2,01 y sólo tienes 2 euros en cambio chico.

En la calle, los catalanes son muy amables y cuando pides ayuda para llegar a un sitio te explican el camino hasta que están seguros de que lo has comprendido perfectamente, lo cual puede llegar a ser un poco molesto. A diferencia de Argentina, hasta el quiosquero del lugar turístico más transitado se toma su tiempo para explicarte cordialmente lo que quieras. Puede ser un poco chocante que cuando dices "gracias", o "hasta luego", muchas veces no te responden o no te escuchan ya (la conversación se considera terminada antes del agradecimiento o la despedida).

También es importante tener en cuenta las reglas de etiqueta en el saludo. Entre hombre y mujer, o mujer y mujer, fuera del trabajo, se dan dos besos, uno a la izquierda y otro a la derecha. Entre hombres se da la mano. En el trabajo se saluda verbalmente (hasta entender el sistema, conviene esperar a que la otra persona te salude, para evitar situaciones incómodas).

Sí es bastante difícil que un catalán te invite a su casa a tomar algo, sobre todo porque parecen preferir no mezclar su vida laboral con su vida personal. Eso hace que sea un poco más difícil "entrar" en la sociedad catalana o tener amigos nacidos aquí una vez que sales del trabajo. De todas maneras, no he probado suerte saliendo de noche o yendo a cursos universitarios.

Los suecos. Nada más lejos de la imagen de esa altura gélida con la que se suele retratar a las suecas en las propagandas argentinas. Más bien, se trata de gente realmente rara, de una cultura casi incomprensible. Ni los españoles ni yo entendemos bien las pautas del comportamiento de los suecos menores a 30 años. En la sede central, los informáticos están rodeados de suecos y suecas de 20 años en promedio, y suceden cosas bastante raras. Por ejemplo, un día llega un empleado sueco con el brazo quebrado. Una hora más tarde llega su supervisor con el ojo morado. Al parecer, ese fin de semana habían salido a la noche (siempre salen), y estaban tan borrachos que les pareció buena idea pegarse, pero habían tenido mala suerte. De más está decir que no estaban enojados el uno con el otro, ni esa noche ni en el trabajo. Los suecos además tienen fama de no escuchar lo que no le gusta, a tal punto que aquí la frase "hacerse el boludo" es "hacerse el sueco", y una vez pude ver la técnica en acción (consiste en mirar al infinito, como cuando uno va en metro y no tiene forma de evitar escuchar una conversación ajena).

Las suecas tienen fama de "guarrillas", que es una palabra de difícil traducción, significa una combinación de "promiscua" y "que le gusta que el sexo sea sucio". Según dicen, si les preguntas no tendrán problema en contarte que en dos meses en España han tenido sexo con tantos hombres como salidas nocturnas han tenido (y salen mucho).

También se suele decir que las europeas son sucias y no se depilan. Lo primero es claramente falso. Sobre lo segundo, muchas mujeres (posiblemente la mayoría) se depilan el cuerpo entero. Y algunos hombres españoles se depilan los genitales (las charlas informales entre hombres son muy diferentes aquí, tanto te pueden contar esto como decirte que tienen ganas de volver a su casa para hacerse una "pajilla").

Aquí se dice que las polacas no son sucias, pero sí son extremadamente católicas, y algunas no tienen sexo antes del matrimonio. Los italianos sí son gritones y un poco "salidos" (les dicen obscenidades a las mujeres). Los ecuatorianos son considerados aquí lo peor de América Latina (también son lo más abundante en Barcelona), y los más jóvenes parecen cargar con un resentimiento que me parece totalmente injustificado (aunque su estética los automargina). Se dice que los gitanos van con la camisa abierta, mostrando el pecho, y usan mucho oro. Los chinos no hablan casi nada de español (no parece interesarles mucho, aunque trabajan en gastronomía y venta al público). Se dice que los provenientes de la ex-Yugoslavia son delincuentes violentos (cada tanto encuentran una banda de militares exiliados dedicándose al robo de viviendas, a veces con gente dentro).

Se dice que los argentinos somos "aprovechados": aceptamos la generosidad de los españoles pero luego no retribuimos el favor. También he oído un par de veces que somos "empalagosos": somos demasiado dulces con las mujeres, tanto que aburre. Por alguna razón misteriosa estos dos calificativos priman sobre el de "arrogante", tal vez porque el residente argentino es mucho menos arrogante que el turista argentino. También se considera que hay muchos argentinos que no intentan adaptarse a la sociedad española, y que se pasan el tiempo diciendo que su país es mejor pero sin embargo no se vuelven (yo me he encontrado con algunos). De todas maneras, vale la pena aclarar que los españoles no te dicen nada de esto si no planteas el tema.

Bueno, felicitaciones a quien haya leído hasta aquí. Es probable que las impresiones sobre todo esto cambien de persona a persona. Incluso hay algunos que insisten con los estereotipos aprendidos en Argentina. Una compatriota el otro día me explicaba que no es que los españoles no sean brutos, sino que en el fondo lo son, lo que pasa es que la modernidad les ha llegado y están intentando comportarse como europeos. Esta mujer afirmaba también que los españoles no lograban este propósito (al parecer, el modelo de ser humano moderno que manejaba esta mujer era un suizo o un alemán, a los cuales ella se consideraba similar).

Tal vez todo esto que he escrito no sirva de nada, salvo como un testimonio que sólo leeré yo dentro de un tiempo. Pero he escrito demasiado como para no publicarlo...

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues yo vengo leyendo todo el blog hasta aquí y me resulta más que interesante, Fer!
Realmente estás logrando una excelente campaña de evangelización entre los argentinos...

Ing. Edgar dijo...

Hola Fernando, pues yo soy Mexicano y encuentro tu relato muy completo e interesante, sobre todo porque Yo tengo ganas de visitar Catalunya algún día...
Yo pasé dos meses y medio laborando en Madrid a finales del 2005 y es bastante contrastante lo que dices sucede en Barcelona en comparación a Madrid, sin embargo estoy de acuerdo en la mayoría de las aseveraciones que haces.
Yo me encontré con Españoles bastante cultos y otros que dan pena (me quedo con los buenos). Tuve oportunidad de conocer Burgos y Bilbao y me dí cuenta que los Vascos son bastante más cultos que los Madrileños (sin caer en estereotipos tal y como tu lo has mencionado antes).
Yo definitivamente no podría cambiar mi residencia a España porque amo demasiado a mí país y no podría vivir sin comer chile y en general la comida típica mexicana, pero si ese no fuera el caso me iría sin titubear pues estarás muy de acuerdo conmigo en que España es hermosa... y en lo que más estoy de acuerdo contigo es en que la Españolas son Hermosas =) !!!
Saludos hasta la península Ibérica desde Tierra Azteca... también hasta la Argentina que también tengo muchas ganas de conocer :D !!!

Joanna dijo...

Hola Fernando, creo que te va a sorprender mucho lo que te voy a decir.Soy polaca (polaca de Polonia , ya seguramnete sabes que a los catalanes se les llama polacos tambien en Espana) y en agosto volvi despues de haber pasado un ano en Argentina,antes habia vivido en Espana durante unas temporadas , trabaje y estudie alla y tuve un par de novios ( solo quiero decir que algo se sobre los espanoles) .Me parece que tienes una vision muy idealizada sobre ellos, a mi me parecen a veces ignorantes( aunque no quiero generalizar) si los comparo con los argentinos.Y seguro que cuando hablan, cosas tipo "joder" lo sueltan delate de sus padres,auqnue esto otra vez es una generalizacion.Me paso muchas veces que ni sabian donde esta Polonia o la confudian con Rumania o Ucrania o Rusia, les daba igual, o sea un pais frio de habla incomprensible y solo estamos a 3 horas de vuelo!
en general me parecia que muchos no saben nada de mundo, tienen escaso interes por conocer idiomas y viajan poco ( aunque ultimamente mucho mas) no hablo sobre los catalanes que ellos si hablan otros idiomas y viajan y saben un poco mas. De verdad, me sorprende que te parecen tan ideales ellos. Solo te puedo decir que cuando leo lo que prensa espanola escribe sobre mi pais , lo ignorante que son los periodistas en repetir siempre lo mismo sobre Polonia antisemita,homofoba y ultra catolica persegudora de excomunistas e intolerante, se me ponen pelos de punta!

Fernando dijo...

Joanna:

Esta nota que he escrito hace tiempo sobre los estereotipos cae también en generalizaciones, aunque no lo he querido modificar porque muestra mi manera de ver las cosas hace ya un año.

Al referirme a los españoles, me refería más bien a los catalanes. Me han dicho que en otras zonas de España no es tan así, y que el nivel cultural es más bajo.

El nivel argentino puede ser mediano a alto, pero sólo en círculos muy cerrados. Allí se confunde mucho la seguridad con la que se dicen las cosas con el verdadero saber. Un catalán puede saber mucho de Polonia, pero no necesariamente presumirá de ello. En cambio, un argentino probablemente te dirá todo lo poco que sabe sobre tu país en cuanto tenga oportunidad.

Al menos en Mar del Plata, creo que muy poca gente te sabrá decir cuál es la capital de Polonia, o algún dato de su historia (ni siquiera la invasión nazi), o de qué va esta historia con los gemelos homófobos. Por supuesto, en Cataluña habrá gente que tampoco lo sepa, pero sin embargo el nivel cultural me parece muy superior (y sin tener en cuenta que al hablar de "los argentinos" muchas veces se ignora a esa mayoría anónima y marginada que no sabe ni votar).

He conocido a varios polacos y polacas, gente muy amable y algo extraña. Con respecto a esa imagen de la Polonia católica, adoradora de Juan Pablo II y profundamente homófoba, esto es lo que tu país ha estado mostrando durante los últimos años. Creo que somos muchos los que tememos un auge de los fanatismos religiosos como el que se está dando en el Islam o en Estados Unidos. Y que esto suceda en Europa asusta un poco. De Italia uno ya se lo esperaría, incluso de la España profunda, pero que prohíban los teletubbies porque llevan cartera o persigan a profesores por su orientación sexual es una muestra de intolerancia católica (e ilegal en Europa, por otra parte).

Por suerte, espero que la derrota electoral de estos hermanos en las últimas elecciones implique un regreso al camino de la Europa tolerante y plural. Argentina, por su parte, no sólo no se decide a cambiar de rumbo político, sino que la intolerancia y el machismo incluso parecen divertidos (sólo hace falta encender la tele).

Con respecto al habla incomprensible, no lo veo tan así. En cualquier caso, creo que el español que se habla en una villa miseria argentina o en algunas provincias del norte argentino impone muchas más dificultades (en Jujuy yo no entendí nunca nada de lo que me decían).

Dosalus (saludos)!!!

Rafael del Barco Carreras dijo...

Más sobre corrupción...

II. JOSÉ MARTÍ GÓMEZ, Premio Nacional de Periodismo de Cataluña 2008,
LA VANGUARDIA, Y JAVIER DE LA ROSA.

Rafael del Barco Carreras

Abril 2009. Del libro “La Catalunya mes fosca” de Victor Saura, periodista catalanista de izquierdas, recién editado, releo traduciendo del catalán… “Los periodistas, y en general las personas, tenemos esta manía de creernos lo que leemos. Uno escribe una cosa porque una supuesta buena fuente se lo ha explicado (y los De la Rosa, Piqué Vidal, Estevill, Aguilera, Oubiña y compañía eran grandísimas fuentes para muchos periodistas encantados de tenerlos) y a partir de aquí el resto lo vamos repitiendo acríticamente, como si hubiéramos presenciado el crimen en directo. No he visto nunca a ningún periodista admitir un error así. Admitir que con un artículo inspirado por alguno que le parecía de confianza y que años después se ha comprobado que era un auténtico pirata malparido hundió la reputación de algún otro que posiblemente no tenía ninguna culpa”… y amplío mi escrito del 26-10-08, cuando a Martí Gómez le otorgan el gran galardón en el teatro Kursal de Manresa.

José Martí Gómez inició el linchamiento y juicio paralelo en el caso Consorcio de la Zona Franca de Barcelona, 1980. Insisto, ni se le ocurrió hablar conmigo, ¿para qué? ¡yo no le pagaría tanto como De la Rosa! Durante 30 años me he preguntado cuánto. Ver las imágenes adjuntas en www.lagrancorrupcion.blogspot.com. Dice investigó, no investigó nada, porque la patraña es falsa. NO EXISTÍAN ESOS SUPUESTOS FINANCIEROS DE DUDOSA REPUTACIÓN, apenas unos socios menores de los varios con quienes Antonio de la Rosa realizaba sus negocios (preferencia y a dúo con su hijo Javier), y en cuanto a las señoritas, ese SAN ANTONIO, arrastraba una doble vida al igual que tantos otros de los adinerados y corrompidos franquistas.

Los De la Rosa le proporcionaron las claves del guión. La más rentable de sus novelas. Victor Saura confunde ERROR por CORRUPCIÓN. Hasta los jueces dictarán en la sentencia; dinero parte GASTADO EN VICIOS. Tengo 68 años (a estas alturas de la vida no debo justificarme ante nadie) jamás he tenido un VICIO (ni fumo) como demostraría el más profundo e imaginable examen médico, añadiendo de paso que nunca he estado enfermo con un solo día de cama, jamás una baja en mis trabajos o negocios, y demostrable en el expediente carcelario o en los archivos de todo el Sistema Sanitario. Por no tomar, ni aspirinas... la antítesis de Javier de la Rosa.

La portada y primera página de CAMBIO 16 del 18-11-79 inicia en la Prensa la consolidación del primer gran desfalco de los De la Rosa y su corte, o de quienes se añadirían al engaño, Serra, Maragall… la Prensa…abogados, jueces, policías…

Anónimo dijo...

hiya


Just saying hello while I read through the posts


hopefully this is just what im looking for looks like i have a lot to read.

Anónimo dijo...

You without doubt have a style all your own when it comes to creating these nice blog posts.

Anónimo dijo...

Hola,

a mi me gustaria comentar algunos apuntes que habeis hecho que me parece que generalizan de una forma bastante simple.
He visto que tanto Joanna como Fernando hablais de la mayor cultura que posee la gente de Catalunya con respecto al resto del pais, y simplemente me preguntaba que en que os basais para ello, porque me parece que son mas las similitudes que las diferencias entre la poblacion de toda Espanya.
Ademas me ha hecho gracia lo que comenta Joanna de los chicos espanyoles que ha conocido... en que circulos te mueves para que no supieran ni donde esta Polonia? Creo que casi el 100% de mis amigos sabria ubicarla sin problemas...
De otro comentario de FErnando: "De Italia uno ya se lo esperaría, incluso de la España profunda, pero que prohíban los teletubbies" te asombraria saber lo pacificos/tolerantes/liberales que son los habitantes de la "Espanya profunda". He conocido a abuelas (que han vivido la guerra, la post-guerra, la represion y el catolicismo mas extremo) que toleran sin ningun problema la homosexualidad, y de la misma forma la mayor parte de gente joven. Por favor, si cuando mencionas a la Espanya profunda te refieres a alguna zona que conoces en concreto o a algun grupo social me encantaria saber a quien te refieres.
Por lo demas me ha gustado bastante tu entrada sobre los estereotipos y espero que no tomeis mi comentario como un ataque o algo asi.

Un saludo,
Marcos

Fernando dijo...

Marcos:

Este post lo escribí llevando sólo unos pocos meses en Barcelona. Cuando me refería a España profunda, estaba pensando en gente que había conocido en Barcelona, y que había decidido venir a vivir a esta ciudad después de haberse criado en alguna zona de dicha España profunda. Esa gente provenía de un ámbito cultural "medio", y el contraste con los catalanes con los que hablaba día a día, de un nivel mayor (y también más experiencia, y más viajes a sus espaldas) era brutal. Hoy día matizaría mis afirmaciones, ya que existe una España profunda culta, y una Cataluña profunda un poco más llana. Por suerte en toda España en general el conocimiento y la inteligencia son considerados valores positivos (aunque en el caso de los idiomas, para muchos españoles aprenderlos no sea positivo, sino alguna especie de castigo).

Aún así, con un simplismo aún más atrevido, creo que es posible medir el grado de tolerancia y apertura de mentes de una zona mirando qué porcentajes de votos obtiene el PP, que para muchos representa a su defensor de la homofobia, xenofobia y la corrupción ("valores tradicionales", los llaman).

Saludos!

Fernando

Jairo Warhol dijo...

Siempre he sentido una profunda decepción ante la imagen que tiene américa hacia nosotros. Sobre todo Mexico, pais que amo.
Soy un Andaluz viviendo en Polonia y me gustaria comentar, que hablando polaco fluido y con amigos polacos en Silesia desde hace tiempo, pienso que es cierto que Polonia no es anti-semita, pero si homófoba y ultracatólica; que yo sepa en los tranvias hasta día ayer ponen "el santo del día" en los LEDS, y si para Joanna es una falta de educación decir "joder" para mi lo es cuando no te dan las gracias ni te dicen adios en la mayoria de los comercios de aquí. Entiendo que no te sientas identificada, pero es lo que tienen los estereotipos... en mi caso, siendo andaluz, "tierra de agricultores, pobres y gente sin estudios que no saben hablar" a pesar de hablar 3 idiomas a la perfeccion y tener educación universitaria, no me podría sentir mas identificado con el espiritu de mi tierra, si de algo sabemos es de saber valorar las pequeñas cosas y sobre todo la diferencia con los catalanes ya que segun el estereotipo nosotros trabajamos pra vivir y ellos viven para trabajar. Un "cartuchito" de "pescaito frito" en la orilla del mar con un buen amigo, es algo que muy pocos llegan a saber cuanto vale.

Pilar dijo...

A mi lo que me parece una falta total de cultura es esa manera de estereotipar a las personas. Yo soy una extremeña de padres valencianos y que vive en Andalucía más de media vida y si algo puedo decir es que en todas partes hay gente de todo tipo. No puedo creer que gente tan viajada y tan culta como vosotros siga creyendo esos tópicos, en plena era de la globalización. Más bien parece que os habéis quedado anclados en el pasado y que a pesar de vuestra basta cultura la vida no os ha ensañado que la gente es gente independientemente de el lugar de donde venga.

Fernando dijo...

Pilar:

Acepto la crítica, aunque me sorprende que hables de "vosotros", cuando no represento ningún colectivo. Mi duda es si ese "vosotros" se refiere a "vosotros los argentinos", "vosotros los sudamericanos" o "vosotros los catalanes", en cualquier caso me parece que incurres en lo que criticas. Por supuesto que eso no invalida tu punto de que en todas partes hay gente de todo tipo (aunque en ciertas partes abunda un tipo que escasea en otras: en Alemania no hay casi franquistas, ni en China hay muchos católicos, ni en España muchos budistas). En otras palabras, los estereotipos no deberían nunca ser un prejuicio o una norma a seguir, ya que como dices hay gente de todos los tipos, pero en algún caso pueden intentan describir valores compartidos, creencias mayoritarias, etc. Y si no, a buscar independentistas en el PP :)